Antonio's World

Apuntes sobre Tecnología y rarezas que encuentro navegando por ahí…

Seguridad en nuestra cuenta de correo

Logo de Gmail con un espía

Gmail espiado

Hace un par de días ha saltado la noticia sobre el ‘filtrado’ de casi 5 millones de direcciones de correo de Gmail. En el blog de Google-España restan importancia al suceso alegando que no ha sido ningún problema de seguridad que afecte a Gmail. ¿Qué ha pasado entonces?

Sinceramente, no lo sé :-D, pero tal como comentan en el blog de Google, lo más probable es que el problema se deba a usar el correo y la contraseña como credenciales para otras webs. Es decir, en muchas páginas te piden que te registres y para ello solicitan la dirección de correo electrónico. Si usamos la misma contraseña para esa web y para el correo, le estamos entregando nuestra dirección y las llaves para que entren cuando quieran.

¿Cómo podemos protegernos?

(Leer más…)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone

El Infierno de las Contraseñas

Hace un par de décadas, cuando los teléfonos móviles eran ‘zapatófonos’ usados sólo por espías al servicio de su Graciosa Majestad, en mi cabeza los únicos números que pululaban eran los teléfonos (fijos) de familia y amigos. Ahora mismo apenas soy capaz de recordar un par de teléfonos ya que, afortunadamente, pocas veces hay que teclearlos y nos limitamos a seleccionar un nombre de una lista de contactos.

Zapatófono del Superagente 86

Superagente 86

Sin embargo hay otra lista de números (y letras y caracteres extraños) que ha venido a rellenar ese hueco dejado por los números telefónicos que ya no tenemos que recordar: Las claves de acceso.

Aún sin dedicarse uno a la informática, cada día necesitamos más claves y códigos para nuestro día a día. Encendemos el móvil, introducimos el PIN, después el patrón/PIN de desbloqueo, encendemos el ordenador (usuario y clave), entramos al correo, foros, webs del banco… Si ya encima te dedicas a la informática, la cosa se desmadra y al final todo el mundo acaba cometiendo el mismo error: la misma clave/usuario para todo. Y cuando, desde la buena fe, les indicas que eso es un gran error, te dicen que la culpa es de los informáticos y que no hay persona humana que recuerde tanta clave.

(Leer más…)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone